IMG 1474
IMG 1474
IMG 1540
IMG 1596

El decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Turismo y Psicología de la USMP, Dr. Johan Leuridan Huys, advirtió que la pérdida de valores en la sociedad es un problema ético que no solo se observa en los medios de comunicación, sino que se da en todos los niveles, empezando por la familia y la escuela.

Y es que, según afirmó, esta crisis de valores incentiva el individualismo y a su vez elimina la autocrítica. Una sociedad sin autocrítica, también es una sociedad sin autorregulación, aseveró. “Algunas personas creen que la ética no debería existir porque es innecesaria o muy aburrida”, sostuvo la máxima autoridad de la FCCTP.

Ética en el tiempo

Para el doctor Leuridan, los antecedentes del tema ético fueron planteados por Aristóteles, quien se preguntó cómo un hombre puede ser virtuoso, es decir, tener valores. La conclusión fue que las personas buscan su realización y, por medio de la razón, saben distinguir entre el bien y mal.

Con el transcurso del tiempo, el cristianismo afirmó que el fundamento de la ética tiene como principio el amor. ‘El amor es la buena voluntad de buscar el bien del otro, una virtud que se incorporará en la moral’, señaló.

En la modernidad, la ética se limitó a la voluntad o libertad de la persona. La decisión era estrictamente personal y autónoma. Ya en el siglo XX, los grandes filósofos alertaron que no se podía conocer la diferencia entre el bien y el mal. Es aquí precisamente que surge el individualismo, generando así la pérdida de los valores.

“Una persona individualista no tiene autocrítica porque todo lo que hace para sí mismo es un bien. Cuando no existe autocrítica en la sociedad, no existe la autorregulación, lo que lo medios reclaman y no se hace. El hombre actual no distingue entre el bien y el mal”, concluyó el doctor Leuridan.

Estas afirmaciones las dio durante el seminario internacional “Medios de Comunicación, Autorregulación y Derecho a la Información”, organizado por el Congreso de la República el pasado mes de febrero.